La vida y muerte de Calvin Wright

Uf… vale… hm… Dejad que me mentalice porque esto va a ser… curioso. Calvin Wright… es un investigador. Hasta la semana que viene.

Directed by ROBERT B. WEIDE

No, vale, ahora en serio, Calvin Wright es posiblemente el investigador más infravalorado del juego, y con razón. Vamos a ver, la primera impresión no es que sea precisamente buena, osea, te encuentras con una ristra de ceros en los stats y luego miras la vida y cordura y ves que son más bien pobres. Y piensas «a ver, Matt Newman… de qué vas, tío?», pero es normal, nadie te culparía por pensar eso. No es hasta que paras a leer su habilidad que este investigador comienza a cobrar un sentido, y después de eso van a ocurrir una de dos opciones posibles:

  1. Vas a comenzar a pensar qué rol podría tener, cómo poder mantenerlo con vida durante una partida, cómo poder avanzar mientras tus stats sean bajos… Osea, cómo hacer que este personaje funcione.
  2. Vas a pensar «vaya puta mierda» y tirarlo a la pila de «INVESTIGADORES QUE NO VOY A USAR NUNCA».

Por desgracia, la opción más común es la segunda. Si seguís leyendo, no os prometo que vayáis a descubrir la build definitiva de Calvin, ni os voy a intentar convencer de que Calvin es el mejor investigador del juego, pero espero poder transmitiros porqué me mola tanto y me gusta tanto jugar este investigador.

A hostias con la vida

¿Qué es exactamente lo que hace Calvin? Pues como habréis podido leer en su carta de investigador, este señor es el máximo exponente de una de las filosofías de la clase superviviente: sacar lo mejor de lo peor. Este investigador se vuelve más y más fuerte cuántos más tumbos de, cuantos más hostiazos reciba, en definitiva, cuanto más fracase. Aunque comience con unos stats penosos, Calvin es potencialmente el investigador con los stats más altos del juego, siendo capaz de llegar de manera natural a tener un valor de cinco en cada uno de ellos, pero claro, esto significaría que ya ha recibido cinco puntos de daño y horror, lo cual lo deja a un soplido de palmarla, pero claro, con stats tan altos eres resistente a lo que te venga, pero claro… Y así hasta el infinito y más allá. Véis ya lo que es este investigador? Es un enorme e irresolube rompecabezas.

Mientras otros investigadores ven su vida y su cordura como una cuenta atrás de cuánto van a tardar en ser derrotados, Calvin los ve como otro tipo de recursos que va a tener que equilibrar a lo largo de una partida. Por supuesto, vas a querer que tu vida y cordura estén bajos para poder ser más efectivo durante una partida, pero a su vez no vas a querer ser derrotado por daño u horror inmediato que puedan llegar a venir de una carta de encuentros, de escenario, de algún lugar, etc. Es este equilibrio lo que hace que este investigador sea, para mi, tan divertido durante una partida, y esque cada partida va a ser la partida más tensa de tu vida desde el principio.

Por decirlo rápido, Calvin consigue que veas el juego de un modo muy diferente, y sus cartas de apoyo y debilidad de personaje no hacen más que exagerar esta cualidad.

Su apoyo es fácil de analizar, es el mejor cojín de daño y horror para este investigador. A muchos les daría igual que se le pueda asignar daño y horror directo a esta carta, pero la expresión de calma momentánea del jugador cuando juega esta carta es más que notable. Y esque no solo te mantiene en la partida mucho más de lo que mereces, sino que además te hace sentirte increíblemente seguro estando a un punto de vida y cordura.

No me podréis decir que su debilidad no pega maravillosamente bien con el personaje. Osea, recibir un punto de daño u horror directo… Y UN TRAUMA FÍSICO O MENTAL. Esta debilidad es extremadamente benigna al principio de la campaña, pero si no vais con cuidado o no os acompaña la suerte, es posible que hacia el final de la campaña sea la única carta del juego que temáis de verdad. Los traumas son bastante raros de ver jugando en dificultad normal (excepto en ya sabéis qué campaña). No es tan corriente ser derrotado en esta dificultad, por lo que por lo general los recibes como resultado de decisiones muy específicas o por fallar alguna prueba de alguna carta de plan o acto. Pero si eres Calvin… oooh amigo, vas a verlos partida a partida, y la mejor parte es que no es algo malo. Pensad que tener traumas significa comenzar la partida con un personaje más fuerte y tardar menos en estar a un nivel en el que os sintáis cómodos haciendo pruebas y siendo útil en la partida.

De hecho, esta es parte de la magia de Calvin. Vais a ver que, a lo largo de una campaña, su mazo se va a ir transformando de un mazo preparado para aprovechar las pruebas que fracasa para hacer algo a un mazo más «normal» con un foco en cojines y prevención de daño.

Superviviendo

Bueno pero, ¿Qué puede hacer Calvin durante la partida? Pues bien… eh… pf. A ver, esque depende un montón. Calvin parece más orientado a ser «el tercer personaje» en un grupo con un matamonstruos y un buscapistas especializados, pero realmente es capaz de hacer un poco de todo. Ahora mismo, con las cartas que tenemos, no recomendaría para nada especializar a Calvin, sino que optaría por darle herramientas para poder derrotar enemigos y encontrar pistas, pero creo que este personaje brilla mucho como support y haciendo de avanzadilla, especialmente al principio de la partida.

Si juegas en solitario, no te queda otra que avanzar tú solo, pero si juegas en grupo, deberías considerar como una opción más que válida el gastar un par de acciones en los primeros turnos entrando en los Lugares sin revelar de la partida. Cuanta más información tenga tu grupo, mejor podrá organizarse y actuar, y, además, si te encuentras con algún Lugar que te haga daño al entrar, pues eso que te llevas, ya eres un poco mejor.

Dentro de su propia clase, no son pocas las cartas a las que Calvin le va a echar el ojo. Como podréis suponer por el nombre de la clase, su pool de cartas está repletita de opciones dedicadas a mantenerse dentro de la partida. Cartas como el Abrigo de cuero, Recuerdo querido y el archiconocido Peter Sylvestre pueden ser piezas clave para mantenerte vivo a duras penas

En relación a cojines de daño, ésas van a ser sus mejores opciones, pero a no ser que sepas que vas a recibir mucho horror o de verdad te de miedo ser derrotado por horror, yo ignoraría el Recuerdo Querido si vas a llevar a Peter Sylvestre (y viceversa). La idea es llenar tu mazo de cosas útiles, no solo de cojines, pero por si aún tuvieseis algo de canguele a ser derrotados, hay opciones alternativas que te dará menos lástima asignar a pruebas de habilidad, como el Gato Callejero, Perseverancia y… nunca creía que diría esto, pero el Escondite es una opción interesante (en realidad el escondite me encanta, pero me resulta difícil recomendársela a nadie por lo situacional que es).

Pero a ver, los supervivientes no se dedican únicamente a sobrevivir, y hay que aprovechar las ventajas de esta clase. Una de las ventajas de ser un fracasado es que te acostumbras a cagarla en todo lo que emprendes, y comienzas a verle el lado bueno a las desgracias. ¿No consigues una pista? «¡Mira lo que he encontrado!», ¿Las has cagado al atacar? «¡Ups!». De esta última carta recomendaría encarecidamente que le echaseis un buen vistazo a la versión mejorada. En una build muy específica que os contaré en otro artículo puede brillar. Pero volviendo al tema del fracaso, no olvidéis Encontrar Consuelo, posiblemente el motor de robo doble más potente tanto a nivel temático como mecánico.

Siendo Calvin es muy normal ver que al principio de la partida, especialmente en los primeros escenarios de una campaña, no conseguís sacar nada a derechas, por lo que vais a fallar la mayoría de las pruebas de habilidad. Y si bien las cartas anteriores van a ayudaros a avanzar y mantener vuestro tempo, tenéis que incluir en vuestro mazo cartas que os ayuden a ser mejores de manera activa, aunque solo sea temporalmente. Actualmente tenemos dos opciones para que investigadores como Calvin o Preston (y tiene pinta que también podrían ser útiles para Patrice) se conviertan temporalmente en los putos amos en algo. Os hablo de Pelear o Huir y Prueba de fuego. Estas dos cartas brillan especialmente en mazos de Calvin porque el bufo se suma al que recibe por su carta de investigador. Y aunque Calvin no tenga las montañas de recursos de Preston para usar cartas como Prueba de Fuego, puede conseguir estos recursos, porque también es el candidato ideal para Apurando, el motor de robo más abusable del juego. Esque puede ser tan potente que deja de ser gracioso, de verdad. Dependiendo de vuestro mazo, recomendaría llevar solo una de las dos opciones. Pelar o Huir encaja mejor en mazos normalitos de Calvin, especialmente en los que intentan activar Hermético.

Y con su espíritu

Como habréis podido leer en el reverso de la carta de este investigador, Calvin tiene acceso a cartas Espíritu de nivel 0-3. Temáticamente, las cartas Espíritu suelen tener efectos relacionados con el sacrificio propio a cambio de un beneficio. No podéis decirme que a nivel temático estas cartas no le van que ni pintadas a Calvin. Y eso no se queda ahí, esque mecánicamente le van también genial.

Esto también te puede interesar:  Jimdiana Jones: El trompetista arqueólogo

Hay bastantes opciones interesantes fuera de su clase, mayormente de guardián, pero hay algo que tienen muchas en común, y es que pueden hacer que Calvin desempeñe un rol de support más que decente. «Yo me encargo de esto!» va a darle un respiro a un compañero, y podrías llegar a recibir algo de daño u horror por hacerle un favor a alguien, que para ti es algo fantástico. La Barrera de Protección te va a hacer un horror y cancelar una carta de traición, ¿qué más podrías pedir? Ah claro, la versión mejorada para poder cancelar la de un compañero. Otra opción mucho más situacional (y extrema) sería Retrasar lo inevitable, que no recomendaría fuera de un mazo que usara Apurando, pero puede estar muy bien si conoces el escenario de antemano.

Esta última carta, recomendaría sustituirla, si vais en grupo, por Resistir juntos cuando consigáis algo de experiencia, un total de 4 cartas y 4 recursos a cambio de una acción es UNA PA-SA-DA.

Curiosamente las cartas de espíritu también pueden ayudarte a hacer pupita a los señores malos. Que a ver, milagros a Lourdes, pero en un personaje que tiene tan restringidas las herramientas para hacer daño, no puedes hacerle ascos a nada. Dos opciones muy interesantes son Rescate Heroico y Mano a Mano, dos cartas que creo que solo he visto funcionar bien en sueños febriles.

Rescate Heroico por si solo podría dejarte en una situación muy precaria si no tienes ningún modo de derrotar o evitar al enemigo, pero junto a Mano a Mano puedes ser capaz de: ahorrarle una toña a un compañero, llevártela tú (mejorando en el proceso), desenfrentar a un compañero de un enemigo y hacer un total de 2 puntos de daño automático. Vale que no es el combo más potente, pero caray, no está mal por un total de dos cartas y una acción.

La opción locuela para hacer daño la tenemos en Eclipse de sangre, un hechizo con el potencial de hacer cuatro puntazos de daño… a cambio de dejarte literalmente medio muerto. Nunca recomendaría el Eclipse de sangre porque hacia el final de la campaña estarás tan repleto de traumas que no podrás usarlo en su plenitud, pero no seré yo quien os diga que soy feliz pensando que funcionará muy bien cuando salga Jessica Hyde en el pack de La Búsqueda de Kadath.

Y luego están las cartas que te sacan de la partida mientras tus compañeros te miran mal. «¡Yo me largo de aquí!» es, francamente, una muy buena opción para un mazo de Calvin, especialmente si conoces la campaña que vas a jugar. Por otra parte tenemos «¡Nos veremos en el infierno!» y Revelación espantosa, ambas cartas útiles si quieres conseguir un par de traumas rápidamente para funcionar mejor al principio de la campaña, pero no voy a poder deciros cómo funcionan porque soy lo suficientemente cobarde como para no meter más modos de recibir traumas en un mazo de Calvin. De todos modos ninguna de estas cartas llega a ser inútil en ningún momento, los iconos dobles las hacen geniales para asignar a pruebas de habilidad si te ves capaz de acabar bien un escenario.

No seas un Calvin Wrong

Como ya he mencionado, no puedes simplemente esperar hasta estar preparado para actuar. Voy a intentar haceros un pequeño resumen con paquetitos de cartas que, en mi opinión, van bien en un mazo de Calvin para poder ser útil en áreas muy generales durante una partida.

Daño

Con Hermético

De ser un Calvin Hermético, el arma que mejor combina es sin duda alguna el Hacha de bombero. Como solo ocupa un espacio de mano, si quieres enfocar tu mazo un poco más hacia el combate, el Cuchillo de carnicero puede ser un buen arma de repuesto para Calvin. Siempre que uso hermético, me gusta llevar dos aliados concretos, Peter Sylvester y Madame LaBranche, por lo que, por supuesto, apunto conseguir una copia de Carisma tan pronto como me sea posible. Opcionalmente, puede ser una buena idea usar la Pipa, para transformar el horror del Cuchillo de carnicero en daño en momentos desesperados.

Sin Hermético

Vale, ya se que ésta no es una carta muy popular, pero el Bate de béisbol es una muy buena opción para conseguir un buen bufo de combate y un +1 de daño seguro… hasta que deja de serlo. Por supuesto tiene el riesgo de romperse, y eso jode, pero puedes aprovechar cartas como Habilidoso para recuperarlo de la pila de descartes. Vivir y aprender es una muy buena opción para Calvin en general, pero aquí lo es especialmente para cuando saques un fallo automático de la bolsa al atacar con el bate. Por mucho que vaya a descartarse, vas a poder repetir la prueba de combate tal como se describe en la carta antes de despedirte de tu arma. Jugando de este modo, es recomendable incluir en el mazo o bien un par de Rescate heroico o un par de Mano a Mano, para poder hacer un punto de daño automático a los enemigos de 3 puntos de vida y minimizar el número de ataques necesarios para derrotarlos con un bate.

Si te sientes jugón, mejora el bate a un Viejo rifle de caza y añade un par de «¡Ups!» mejorados en tu mazo para convertir a Calvin en una máquina de matar… a veces. La pega de esta build es que no te deja espacios de mano libres para otros apoyos útiles, como la Linterna.

Pistas

Por desgracia, no hay mucha cosa que pueda recomendar ahora mismo para que Calvin pueda descubrir pistas de manera regular, simplemente no es un buen rol para él. Sin embargo, sí que es capaz de descubrir su parte de las pistas una vez consiga el horror suficiente. Cartas  como la Barrera de protección, el Cuchillo de carnicero o los Analgésicos aumentan el horror que recibes a lo largo de la partida. Si vees que tu mazo es capaz de mantener un nivel de libritos alto, siéntete libre de añadir  Sobre la marcha, el Periódico mejorado o la típica Linterna. Aparte, como he comentado anteriormente, «¡Mira lo que he encontrado!» y Prueba de fuego son las mejores candidatas para que Calvin pueda investigar.

Robo

Robar cartas con Calvin puede dar miedete hacia el final de una campaña, cuando tengas tal acumulación de traumas que estés al borde de la muerte en cada escenario… Pero mientras tanto, estás jugando con «una debilidad menos»!! Bieeen!! Como habréis visto, Calvin tiene unas opciones de robo muy muy buenas, entre las que destacan Apurando, Encontrar Consuelo y Resistir Juntos. Pero si creéis que vuestro mazo necesita unas pocas herramientas más para aguantar en la partida, hay un par de cartas de Espíritu que os podrían ir bien.

Esto también te puede interesar:  Instapistas

Fuerzas Renovadas funciona especialmente bien con «¡Yo me encargo de esto!», aunque no siempre va a ser la mejor opción. Recordad que si os curáis el daño u horror también estáis perdiendo stats hasta que lo recuperéis. Por esa razón, me gusta cambiar esta carta por «Me las he visto en peores… » de nivel 2, capaz de prevenir tanto daño como horror a cambio de ninguna acción y encima te puede dar hasta dos recursos, muy rico todo.

Calvin es un investigador difícil, y por mucho que lo juegues, no vas a conseguir que sea mejor que muchos otros investigadores de manera constante. Con el tiempo, vamos a ir consiguiendo más y más investigadores, por lo que es imposible que algunos de ellos no se chafen en el espacio de diseño, es decir, que no parezca que sean «este otro investigador pero con un pequeño giro». Sin embargo, personajes tan extremos y que rompen de una manera tan exagerada nuestras expectativas van a ser siempre únicos y especiales.

Y eso es lo que es Calvin, es único. Usar a Calvin no tiene absolutamente nada que ver con usar a Mark o a Agnes, ni siquiera se podría equiparar a Preston, que es quien se le parece más en stats. Calvin te obliga a ver el juego de otro modo, el daño y el horror que recibes no es más que otro recurso que has de manejar a lo largo de la partida, y este diseño hace que tu mazo evolucione de un modo extraño y especial, dando un giro bastante brusco entre el principio y el final de una campaña.

De nuevo, no es un investigador para todos, pero para nada es un investigador para nadie.

 

6 comentarios en “La vida y muerte de Calvin Wright”

  1. Me ha encantado el post.
    Jugar Calvin debe ser lo más parecido a formar parte de un relato de nuestro Lovecraft.
    Además, empiezas débil y frágil, como en cualquier novela al uso, y va demostrándose a si mismo lo fuerte que puede ser tras cada palo recibido, para acabar siendo el protagonista de la historia, sin que esto quiera decir que sobreviva.
    ¿Para cuando una novela de este personaje?

    1. Muchas gracias por el comentario, me alegro de que te haya gustado.
      No lo había pensado, pero estoy seguro de que muchos estarían de acuerdo en comparar también una partida con Calvin a un relato o una novela (especialmente de terror).
      Una novela de Calvin sería muy interesante, desde que leí la pequeña historia de su carta he tenido mucha curiosidad por Joao y por el tormento de Calvin, pero me da cosita pensar en las cartas de Reemplazo, ya que las cartas propias de Calvin son TAN temáticas. De todos modos, seguro que sacarían algo interesante.

    1. Pues mira que lo tenía en mente todo el rato, se me pasó completamente jaja. Cinco de Pentagramas me encanta en Calvin, es una carta prácticamente hecha para él, aunque Anna Kaslow no me acaba de convencer. Si bien tener dos puntos más de vida y cordura en Calvin es la hostia, para mi estilo de juego prefiero tener al amigo Peter ocupando el hueco de aliado.

  2. Francisco Sánchez

    Hay algo que no entiendo, no tengo la expansión de la era olvidada, pero en su carta pone que puedes usar espíritu 0- 3 y tú hablas de cartas de guardián y en ninguna parte he encontrado que pueda usar dichas cartas
    Gracias

    1. Fíjate que las cartas de guardián de las que hablo tienen el rasgo Espíritu, por lo que están incluidas en sus posibilidades de construcción de mazos. Está to’ pensao! 😉

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *