Anatomía del Caos – Conceptos básicos

Hola investigadores! Pepe al habla con el Traductonomicón en mano. Este es un artículo que ha escrito Andy, alias StartWithTheName en ArkhamDB que en el canal meramente estamos traduciendo y alojando.

A Andy quizás lo reconozcáis por todas las ocasiones en las que hemos recomendado sus mazos y guías (especialmente sus mazos para novatos usando 2 cores), como la guía para jugar a Úrsula en modo difícil (que tiene un nombre maravilloso, por cierto). Pero si recordáis, también le hicimos una extensa entrevista y nos permitió hacer un artículo con sus apuntes.

Por supuesto cuando Andy le ofreció a Egoitz publicar uno de sus artículos en nuestra web, lo aceptamos de buena gana. Y ojo porque resulta que Andy es un mago de las matemáticas, así que preparaos para un análisis a fondo de la bolsa del caos en…


Anatomía del Caos

Este es el primero de una serie de artículos que pretende explicar los entresijos de la bolsa del caos, cómo afectan a la toma de decisiones, y cómo encajan en ciertos arquetipos y estrategias. Espero poder aconsejar a nuevos jugadores y ofrecer un marco de referencia para jugadores más experimentados en busca de algo nuevo.

 

Penetrar el Área

Si agrupamos los tokens según sus modificadores actuales, y los ordenamos de mejor a peor Podemos dividir la bolsa en áreas de acierto/fallo dependiendo de la diferencia entre nuestro nivel de habilidad y la dificultad de la prueba (de momento, haced como que los tokens con símbolo no cambian, después iremos con ellos).

Ahora, si agregamos los beneficios y repercusiones de acertar/fallar a cada área, podremos sopesar con facilidad si merece la pena arriesgarse. En el caso de arriba tenemos 9 de 16 tokens, o un 56% de probabilidades, de superar la prueba y conseguir 1 pista, pero si fallamos habremos desperdiciado una acción.

Si preferís los porcentajes, se puede considerar que cada token es un 5-6%, ya que las bolsas más comunes tienen 16-20 tokens. No es algo exacto, pero es una buena aproximación.

Mejorando una habilidad o reducir la dificultad de la prueba, sea por un efecto pasivo o asignando cartas a la prueba, conseguimos deslizar la línea del éxito hacia la derecha, consiguiendo tener más tokens en nuestra área de éxito.

El número de tokens que pasamos al área de éxito depende de la diferencia entre nuestro valor de habilidad y la dificultad de la prueba. En el ejemplo de arriba, sumar un punto pasa 3 tokens del área de fracaso a la de éxito (más o menos un 19% de la bolsa). El segundo,sin embargo, solo pasaría 2 (un 12.5% de la bolsa).

Daos cuenta de que no todos los +1 tienen el mismo valor, sino que depende de nuestro valor de habilidad actual en comparación con la dificultad de la prueba.

Tenemos casos también con diferentes repercusiones según la cantidad por la que superemos o fracasemos el test. En estos casos, añadimos distintas áreas con cada repercusión según el resultado del test. Cada modificador que apliquemos a la prueba moverá los tokens entre las distintas áreas. Igual que antes, cada +1 ofrecerá beneficios variables según nuestro nivel de habilidad actual.

Como podréis observar, la columna más a la derecha de la zona de fallo contiene muchas columnas de tokens, ya que el fallo automático y los tokens con modificadores que reducirían nuestro nivel de habilidad por debajo de cero tendrían el mismo efecto.

Recordemos que el valor modificado más pequeño posible es 0, así que nunca podemos llegar a los números negativos. Esto hace que sea imposible fallar por más de la dificultad del test.

 

Tokens especiales

Los tokens especiales cambian como la bolsa funciona a lo largo de un escenario y/o campaña. Algunos tokens, normalmente los de calavera, cambian de valor durante una partida, escalando según el estado del juego o alternando entre algunos valores según si se cumple una condición. Hay que tenerlos en cuenta a la hora de determinar si van a estar dentro o fuera de nuestra área de éxito.

Por lo general, el modificador de los token de calavera es más difícil según avanza el escenario, dando ventaja a mazos más rápidos que no necesiten usar acciones para preparar apoyos. Eso significa que si estamos jugando un mazo rápido, necesitamos estar preparados para la subida de dificultad hacia el final del escenario.

Si por lo contrario estamos jugando un mazo con muchos apoyos, necesitamos tener en mente esta subida de dificultad, ya que posiblemente nos perdamos la potencial ventaja que tendríamos al inicio de un escenario.

Algunos tokens con símbolos añadirán una pequeña probabilidad de activar repercusiones adicionales. Estas fichas simplemente añaden un riesgo adicional a cada prueba. Sin embargo, si además tienen un modificador negativo, nos van a incentivar a cubrirnos las espaldas intentando apuntar a cierto nivel de habilidad. En ocasiones estos efectos son también peores si se cumplen ciertas condiciones, como estar investigando o realizando un ataque. Hay que tener estas fichas siempre en mente.

Aquellos tokens que nos hagan revelar otro token y aplicar un efecto adicional no cambian nuestras probabilidades de superar una prueba. A menos, claro, que tengan además un modificador negativo.

Si no tienen ese modificador, puedes pretender que estos tokens no están en la bolsa del caos a la hora de hacer tus cálculos. En caso contrario, piensa en qué partes de la bolsa serían éxitos o fracasos tras sacar ese token. Si la gran mayoría serían éxitos, considera este token como si estuviese en el área de éxito. Si la gran mayoría son fracasos, haz lo contrario. En caso de que la cosa esté 50/50, haz lo mismo con el token, imagina que está justo en la línea divisoria entre las áreas de éxito y fracaso.

Demostrar este cálculo requiere de muchas mates, y aunque no se puede considerar como algo que siempre es cierto, el error potencial es tan pequeño que se puede ignorar. Esta regla la podríamos considerar como cierto siempre que no haya muchos tokens en la bolsa con efecto de sacar otros tokens. En principio esta teoría también se aplicaría a los tokens de bendecido y maldito. Sin embargo, no entraré en detalle con ellos hasta saber qué tipo de interacciones va a tener con el resto de cartas del ciclo.

 

Equilibrando Riesgos

Cubrir los valores más negativos de la bolsa del caos puede llegar a ser muy costoso, salvo en arquetipos muy específicos. Como ya hemos visto, cada +1 ofrece beneficios decrecientes con respecto a los anteriores, y a veces debemos desprendernos de valiosos recursos y cartas para llegar a cubrir esos tokens negativos. Como de alto queramos llevar nuestro nivel de habilidad en una prueba depende mucho de los beneficios y repercusiones que podamos sacar de ella, y una gran parte de este juego es conseguir llegar a un equilibrio.

Esto también te puede interesar:  Los Archivos de Arkham - T2Ep22 - El Pepe de Schrödinger

La mayoría de los jugadores que conozco han llegado de manera intuitiva a intentar cubrir el 75-85% de la bolsa en muchas de sus pruebas. Este es normalmente el punto en el que cada nuevo +1 solo nos protege de 1 o 2 tokens más. Si el beneficio o la repercusión de esa prueba son particularmente altas, intentaremos sumar esos puntos extra. Pero si no lo son, normalmente nos compensa no usar muchos de nuestros recursos en esa prueba y lanzarnos a ver qué pasa. Incluso puede venir bien fallarla para conseguir otros beneficios.

Como de alto o bajo vayas a una prueba es algo altamente subjetivo, y cuanto más juegues, más fácilmente detectarás si esa regla del ~80% te parece exagerada o se te queda corta para una prueba específica. Esta sensación es tu intuición subiendo de nivel. Confía en ella. Cuanto más la entrenes, mejor se te dará esto.

Esta regla parece un poco arbitraria, pero podría ser algo a lo que hayamos llegado todos de manera  subconsciente. En los primeros escenarios de una campaña, lo más típico es que la diferencia entre tener un 50-60% de probabilidades en una prueba y tener un 75-80% es un simple +1. Así que sin querer quizás nos hayamos ido entrenando para eso, especialmente si jugamos en dificultad normal.

 

Consejos de Planificación de Mazos

Cuando estemos planificando un mazo, es normal no saber cuál será la composición de la bolsa del caos. Y por si fuera poco, no es raro que cambie entre escenarios. Así que lo ideal es construir un mazo siguiendo unas pocas reglas de tres, intentando que haya un poco de flexibilidad por lo que pueda pasar.

Hasta ahora, al principio de una campaña en modo normal, lo más típico es intentar llegar a 2 puntos de habilidad sobre la dificultad de las pruebas. Esto cubre el 75-85% de la bolsa del caos, y a partir de ahí cada +1 comienza a cubrir solo 1 o 2 tokens más. En modo difícil intentamos ir a superar pruebas por 3 o 4 más, según la campaña.

También debemos tener en cuenta los tokens con símbolo, que como hemos visto antes pueden cambiar durante el escenario. Además, por lo general la bolsa se vuelve más difícil a lo largo de la campaña, hasta el punto que no está de más planear en intentar superar las pruebas por 1 punto más que nuestra dificultad cuando estemos mejorando el mazo.

Ya que la mayoría de los tests son de dificultad 2-4, una buena práctica es pretender llegar con facilidad a 5 en algún stat al principio de la partida y a 6 más adelante. Es muy aconsejable planear tener alguna otra herramienta que te pueda llevar un poco más allá en caso de necesitarlo.

Si mejoramos nuestros stats con iconos comodín, podemos cubrirnos las espaldas en varios stats sin tener que sacrificar mucho espacio en el mazo para ello. Si sabemos que vamos a usar mucho un stat (si somos buscapistas, matamonstruos, etc.) es mejor intentar apuntar a ir de base un poquito más lejos, a 6 o 7 puntos en ese stat durante ese tipo de pruebas.

Cualquier stat que no estés cubriendo, puedes o bien pensar en un modo de resistir los efectos de fracasar esas pruebas, o bien compensar por esos fracasos de otro modo. Por ejemplo, si sabes que no vas a superar muchas pruebas de intelecto, puedes incluir en tu mazo métodos alternativos para conseguir pistas. Si tienes poca voluntad, deberías traer algo con lo que absorber o curar el horror que potencialmente recibirás fracasando esas pruebas. O de un modo similar, algo con lo que absorber o curar el daño si tienes poca agilidad.

Reiterando, éste solo es uno de tantos métodos. Es un buen sitio desde el que comenzar si eres nuevo en esto y construir mazos y jugar te resulta abrumador. Hay mucho más que aprender y muchas sutilezas que cambian el modo en el que uno juega con la bolsa del caos. Os recomiendo leer otros artículos sobre arquetipos típicos que juegan de otro modo con la bolsa. Artículos, por cierto, que están en camino a este mismo blog.


¡Y esto sería todo investigadores! Muchísimas gracias a Andy por hacer este trabajazo y a todos vosotros por leer. ¿Qué os ha parecido? ¿Tenéis ganas del siguiente artículo de análisis de la bolsa del caos?

4 comentarios en “Anatomía del Caos – Conceptos básicos”

  1. Buah!
    Currazo de artículo de Andy y también enhorabuena por la traducción Pepe!
    Me ha flipado el modo en el que explica algo así, que en el fondo sabemos, matemáticamente aunque muchas de las veces (quizás demasiadas) nos la jugamos con la bolsa del Caos por no tener una buena construcción de mazo, no robar las cartas adecuadas o simplemente por esperar que una mano divina nos saque del apuro.
    En definitiva una pasada!!
    Gracias a ambos

  2. Matemáticas, estadística y leyes de probabilidad, todo un curso de matemáticas aplicadas a AHlcg, currado el de Andalucía y el tuyo Pepe, un gran aporte para los nuevos y sobre todo me gusta esa forma de enseñar como cubrir nuestras debilidades, la gente al principio y según mi observación se dedica a meterse cartas que les suba el stat más bajo y o craso error, se pierden huecos de cartas y acabas siendo bueno en nada, lo mejor es subir en lo que sabes hacer y en lo que no cubrir tus carencias con mitigacion, o trucos varios para conseguir el objetivo, genial trabajo amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *